4 formas de vender tus amigurumis sin intermediarios (3)

Ferias Artesanales Públicas (del Gobierno de la Ciudad o Municipales)

Entrar al circuito municipal para vender tus amigurumis es un trámite que tiene sus variantes dependiendo de cada lugar. Si te interesa, tenés que averiguarlo con tiempo en tu municipio o en aquél en cuya feria quieras participar.

Acá, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tenemos que inscribirnos en Ferias y Mercados, en el Gobierno de la Ciudad, donde te informan las fechas de inscripción de postulantes.
Al cabo de un tiempo breve, te llaman para que realices la fiscalización que es, simplemente, presentarte ante los fiscales para demostrarles que sos vos el/la que realiza tus artículos (que no se los comprás a otro, por ejemplo).

Ahí mismo, puede que ya te adjudiquen un lugar disponible en alguna de las ferias de las plazas de CABA.

Ellos distinguen entre Ferias de Artesanos y Ferias de Manualistas y attenti con esto, porque puede que influya en tu proyecto: yo primero me registré en la de Artesanos y, el día de la fiscalización, me explicaron que no aplicaba, porque hacer muñecos era una manualidad. Que sí podía presentarme si hacía prendas a crochet, por ejemplo. Como hacer prendas de vestir no es lo mío, decidí no presentarme más a esta categoría.

Luego de un análisis pormenorizado, tampoco quise apuntar a conseguir un espacio en las de Manualistas.

Recorrí muchos fines de semana las Ferias de Manualistas, charlando con las personas de los puestos y viendo el movimiento que tenían.

Y puedo sostener que son una ventaja si:
 Buscás un espacio fijo por un periodo más extenso (2 años creo, no recuerdo bien) a un precio muy accesible.

♥ Tenés capacidad de hacer stock semana a semana (Hello!! Mi punto débil!!!)

Soportás las inclemencias climáticas estoicamente (con lluvia, se suspende, pero por frío o calor, no).

 Tenés la gran suerte de encontrar vacante en una buena feria, de esas en las que suele circular mucha gente y encima compra!

 Le sirve a tu proyecto (y a tu vida) adaptarte a su reglamento (leerlo y meditarlo antes de poner el gancho). No es nada del otro mundo, sólo se trata de que sepas que tenés a cargo un puesto al que tenés que atender, cómo hacerlo y en qué horarios.
Es un compromiso formal y está bueno que lo pienses de antemano.

Como me dijo Laura, una chica que vendía unas cosas hermosas en cerámica en Plaza Armenia, se le hacía cuesta arriba no tener fines de semana con los hijos o aquellos días de frío en los que no pasa naadieee… Pero, a la vez, pre-ci-sa-ba tener ese espacio de venta en forma constante para que la vean, la conozcan. Le compensaba que otras veces vendía muy bien y, además, la gente volvía y sabía dónde ubicarla para hacerle encargos (paralelamente, tenía página en Facebook).

Espero haberte aportado información de utilidad antes de este tipo de decisión. ¿Te interesa tener un puesto en una feria municipal? ¿Lo tenés ya o tuviste? Contame tu experiencia.

Nos sirve a todos, seguro.

Un abrazo,

http-signatures-mylivesignature-com-54493-302-ea8404befc232ef3682b0655b95cf366

 

 

 

Ir a los otros posts de esta serie:

Primeros pasos de una emprendedora

Ferias Artesanales Privadas

Tiendas Online

Rellená el siguiente formulario para suscribirte al News

Un abrazo,
Gaby Pez

  • PomegurumiS (26 febrero, 2017)

    genial,me encanta la propuesta Gaby

    • Gaby Pez (27 febrero, 2017)

      Me alegro que te sirva, Pome. Un beso! Gaby

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Seguro también te gusta

Here you can find the related articles with the post you have recently read.