Cura Brochero Amigurumi

A pedido de María Argentina, aquí va un humilde pero muy afectuoso homenaje a José Gabriel Brochero, el “cura gaucho”, el Cura Brochero (1840-1914). Su vida fue un ejemplo de dedicación y trabajo a favor de su comunidad, castigada por el aislamiento, la miseria y la ignorancia.

Dejó logros enormes y perdurables en la zona de las Altas Cumbres cordobesas, más allá del pueblo que lleva su nombre desde hace casi 100 años.

cura-brochero-ii

Para quien quiera tener una mínima idea acerca de quién se trata, les dejo un pequeño pasaje de un artículo periodístico de 1887 en un diario cordobés:
cura-brochero

“[Brochero] Es un hombre de carne y huesos: dice misa, confiesa, ayuda a bien morir, bautiza, consagra la unión matrimonial, etc. Y sin embargo es una excepción: practica el Evangelio ¿Falta un carpintero? Es carpintero. ¿Falta un peón? Es un peón. Se arremanga la sotana en donde quiera, toma la pala o la azada y abre un camino público en 15 días, ayudado por sus feligreses. ¿Falta todo? ¡Pues él es todo! y lo hace todo con la sonrisa en los labios y la satisfacción en el alma, para mayor gloria de Dios y beneficio de los hombres, y todo sale bien hecho porque es hecho a conciencia. Y no ha hecho solamente caminos públicos: Ha hecho también una buena Iglesia. Ha hecho, además, un gran colegio… ¡y todo sin subsidio de la provincia, sin erogación por parte de los miembros de la localidad! ¡Lo ha hecho todo con sus propias garras! ¿Milagro? No. La cosa es muy sencilla. Es cuestión de honradez y voluntad. En otros términos: es cuestión de haber tomado el apostolado en serio, como lo ha tomado el cura Brochero

En De Denaro, Liliana (2012).
La faceta periodística del Cura Brochero
Córdoba: Centro de Estudios Brocherianos,
pp. 166–167.

Un abrazo,
Gaby Pez

Rellena el siguiente formulario para suscribirte al News

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Seguro también te gusta

Here you can find the related articles with the post you have recently read.